Artículos recientes

lunes, 16 de octubre de 2017

CLAVES PARA ENTENDER LOS CONFLICTOS ENTRE ADOLESCENTES Y SUS FAMILIAS.

5 CLAVES PARA ENTENDER LOS CONFLICTOS ENTRE ADOLESCENTES Y SUS FAMILIAS.

No podemos resolver en un texto como éste un problema con tantas variantes, que habría que mirar caso por caso, pero sí podemos dar unas mínimas orientaciones a tener en cuenta.

1. Lo que genera las dificultades no tiene una causa única.

Normalmente los padres creen que el problema son los hijos y viceversa. Esto reduce un problema que es mucho más complejo. Efectivamente los hijos han entrado en una época de cambios a todos los niveles: físico, psíquico, de desarrollo sexual, intelectual, etc. Esto les descoloca muchas veces llegando a generarles conflictos con su entorno. Sin embargo, esto no explica por sí mismo el conflicto. Es importante echar una mirada a cómo lo afrontan los padres, cómo se posicionan, qué miedos y fantasmas despiertan los cambios en los hijos…


2. No, tu hijo no es una persona nueva que no conocías.

Muchos padres y madres piensan que le han cambiado a su hijo, que ya no es el que era. Lo que sucede es que al llegar a la adolescencia muchos niños y niñas rompen con las expectativas que padres y madres tienen puestas en ellos. Unas veces estas rupturas son más perceptibles que otras. Lo que emerge en la adolescencia no aparece de repente, más bien es resultado de un conjunto de elementos que vienen relacionándose desde siempre: la posición del niño/a respecto a los padres, la posición de los padres respecto a los hijos, la relación entre los padres y el papel que juegue el niño/a en esa relación, los deseos del niño/a y sus frustraciones, las demandas parentales hacia los hijos, etc. Es posible prestar atención a estos asuntos mucho antes de llegar la adolescencia.


3. Llegó el divorcio entre los hijos y los padres.

La entrada en la adolescencia es un momento de separación de los hijos respecto a sus progenitores. Esta separación se puede llevar mejor o peor, pero para que no sea tan conflictiva lo primero es asumir la llegada de este momento. Es una situación difícil en la que muchos padres no logran encontrar el punto de equilibrio entre el acompañamiento de sus hijos y la intimidad que éstos reivindican. El punto de equilibrio perfecto no existe, desde luego, sin embargo es necesario, ante la frustración que puede generar la imperfección, no caer en los extremos, bien en el abandono, el tirar la toalla, bien en el control absoluto o la sobreprotección. Es importante que padres y madres puedan soltar la necesidad de control para que hijas e hijos puedan seguir su desarrollo en esta etapa en la que necesitan cierta autonomía y espacio para sus criterios y opiniones, así como para su intimidad. Esto no significa que tengan que desentenderse del camino que están haciéndose sus hijos.


4. ¡No puedes saberlo todo sobre tus hijos!

Para muchos padres y madres, el no saber sobre sus hijos es una gran fuente de angustia y ansiedad. Como señalaba en el punto anterior, es necesario acompañar a los hijos, pero exactamente en la misma medida en que hay que respetar su intimidad. Cuando padres y madres se esmeran en saber en todo momento qué hace, con quién y dónde su hijo o hija, quizás es momento de interrogar esa imperiosa necesidad: ¿Cuáles son los miedos que acusan a estos padres? ¿Hasta dónde son miedos comunes y en qué punto pasan a ser más bien sus propios fantasmas imponiéndoseles? Muchas veces padres y madres no son conscientes del exceso de su miedo, y al no interrogarlo y ponerlo en tratamiento, este miedo se convierte en un problema en la relación con sus hijos que entonces sí, en unos casos hacen por separarse con todas sus fuerzas y en otros se someten a un miedo irracional de los padres. Ninguna de estas dos salidas contribuye a una buena relación familiar ni al desarrollo del adolescente.


5. ¿Qué hacer cuándo la cosa ya se ha puesto difícil?

Si la relación familiar se complica, o hay sufrimiento por parte del adolescente o el padre o la madre, es necesario averiguar qué dificultades están perjudicando el vínculo y a las personas. En algunas ocasiones el hijo o la hija están desbordados por su propio exceso que no logran regular –nervios, ansiedad, agresividad, ira, melancolía, inseguridad, el redescubrimiento de la sexualidad, etc.-, y es necesario prestarles un espacio de escucha en el que puedan tramitar este sufrimiento, ponerle palabras para captar algo de lo que se juega y genera el malestar. En otras ocasiones padres y madres son capaces de intuir que algo no va bien con ellos mismos, tienen un miedo excesivo, o una ansiedad ante la separación que perciben en sus hijos, o quizás una sensación de que han perdido absolutamente el control de la situación. Para ellos también es posible orientarse en esos momentos en los que se sienten perdidos, y pueden hacerlo a través de un análisis que les permita ubicar las coordenadas del problema y poder hacer algo distinto. Por último está la posibilidad, muy habitual, de que tanto hijos como padres y madres contribuyan al malestar familiar de diversas maneras. En estos casos también se puede trabajar con cada miembro de la familia que esté dispuesto a resolver los problemas de fondo.

Marta García de Lucio
Psicoanalista

Artículo completo: sabere.es




Primeras actuaciones sobre la ley de Gratuidad de los Libros de Texto


miércoles, 11 de octubre de 2017

viernes, 6 de octubre de 2017

¿Cuánto vale el menú de un comedor escolar?

¿Cuánto vale el menú de un comedor escolar? Diferencias de hasta el doble según la CC AA

Después de varios años de subida de precios de los menús escolares, este curso se han congelado en todas las comunidades excepto en Asturias y Murcia.

Navarra y Cataluña, con 6,25 y 6,20 euros de precio medio por día, respectivamente, son las autonomías con los menús más caros en los colegios.

Canarias (3,30 euros) y Asturias (3,50 euros), además de las ciudades autónomas de Ceuta (3,55 euros) y Melilla (3 euros), son las que tienen un menor coste.

Lo concluye la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (Ceapa) en su Estudio sobre comedores escolares y compra próxima, donde recuerda que, según una encuesta propia, en 2016 más de la mitad de las familias utilizaban el comedor escolar de forma diaria (52,55 %) frente a un 11,19 % que no lo hacían porque no contaban con dicho servicio y otro 4,87 % que no lo usaban por motivos económicos.



La presidenta de la Ceapa, Leticia Cardenal, ha reclamado, con motivo del inicio del curso escolar, precios más ajustados para los comedores escolares y ha abogado por que los centros escolares vuelvan a tener su propia cocina para preparar sus menús diarios.

También ha defendido "una alimentación de proximidad y ecológica".

Articulo completo: 20Minutos



DÍA MUNDIAL DEL DOCENTE: Por unos profesores de primera!

La Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) lo tiene claro: “En España, hay maestros de segunda y de primera y se debe llegar ya a un Pacto de Estado Educativo que promueva la igualdad entre todos los niños y entre todos los ciclos”. Además, y con motivo del Día Mundial del Docente que se celebró este jueves 5 de octubre, la AMEI-WAECE añade “que el 85% de los maestros cualifica de malo o muy malo el apoyo recibido por la Administración y el 69% critica la escasa valoración social que recibe”¿Nos estamos olvidando de la Educación Infantil?

“Hay que mejorar las condiciones laborales de los profesores y ayudarles a implementar nuevos métodos docentes”

«Los resultados del estudio PISA de la OCDE de 2009 muestran que los alumnos de 15 años de prácticamente todos los países de la OCDE que asistieron a una escuela de educación infantil obtuvieron resultados superiores a aquellos que no lo hicieron. De hecho, la diferencia entre los alumnos que asistieron durante más de un año y aquellos que no asistieron es de 54 puntos de media en la evaluación lectora de PISA

Es más, prosiguen, “en Bélgica, Francia e Israel, los alumnos que asistieron a educación infantil durante más de un año puntuaron al menos 100 puntos más en lectura que los alumnos que no lo hicieron”. Esto es: la asistencia a un Centro de Educación Infantil ayuda a un exitoso tránsito escolar. Por ello no solamente hay que elegir para los niños una escuela infantil, sino que hemos de elegirla adecuadamente.

Articulo completo : EL PAIS

martes, 12 de septiembre de 2017

Bienvenidos al curso 2017 - 2018


Estimados padres y madres:

En nombre del AMPA, deseamos daros la bienvenida a este nuevo curso escolar.

Ya podéis renovar vuestra suscripción y carnet y aprovecharos de los descuentos que tenemos para vosotros en algunos establecimientos de Pinto, asi como de los beneficios de la tarjeta FAPA.

Para facilitar el abono de las cuotas de los socios del AMPA os enviamos el nuevo número de cuenta del Banco Sabadell de Pinto (ES14-0081-0367-15-0001476058).

Sin embargo, los socios que quieran continuar abonando su cuota en el despacho del AMPA en el Colegio podéis hacerlo en septiembre los miércoles y jueves de 9:15 a 10:00 y en Octubre los miércoles por la tarde de 16:30 a 17:30 o en persona a través de cualquiera de nosotros.


Mantenemos el precio de renovación de 10€ por familia y 15€ para los nuevos socios.

Y por último, recordar a los socios que no paguen la cuotas en Diciembre se procederá a dar de baja su pertenencia a dicha asociación


Cualquier consulta no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Cinco claves para entender el acoso escolar

Cinco claves para entender el bullying o acoso escolar que no te han contado nunca

Marta García de Lucio (www.sabere.es) Psicoanalista

Este año se ha puesto de moda una serie que ha dejado preocupados a muchos padres y madres, ha gustado a muchos adolescentes, y sin embargo hay que verla con cierta distancia. Se llama Por trece razones y cuenta la historia de una adolescente que se suicida, según nos quieren hacer entender, por sufrir acoso escolar en el instituto.

Para verla es necesario entender en primer lugar que el acoso escolar en esta serie es la temática de una producción que busca producir la intriga en el espectador, entretenerle a base del misterio y el drama. Por tanto no es un documental que refleja fidedignamente la realidad sino una trama de ficción con todos los adornos necesarios para enganchar al público. Hay mucho que debatir en torno a la serie, desde el perfil psíquico de la protagonista que no encaja demasiado con el perfil suicida, hasta lo que se da a entender por acoso en el transcurso de la serie. Sin embargo no nos detendremos ahora en ello.

Aquí van las cinco ideas básicas para entender el bullying o acoso escolar.

1. No toda agresión es acoso escolar: sólo cuando las agresiones se dan de forma continuada y persistente en el tiempo.

Hoy día se habla de acoso escolar con demasiada facilidad, desorientando a los protagonistas del conflicto y a los adultos que les rodean. Para que consideremos que se está dando una verdadera situación de acoso escolar, es necesario que las agresiones cumplan con la premisa de la persistencia en el tiempo. Si no es así, estaremos hablando de una agresión, pero no de acoso. Ambas situaciones son graves pero son problemáticas distintas, y entender esto es fundamental a la hora de abordar el problema, tanto la agresión en sí, como el tratamiento que debe llevarse a cabo con el niño que agrede y el que es agredido.

2. Abordar el problema exclusivamente desde el castigo a la persona que acosa no resuelve el problema.

Observamos a menudo cómo ante una situación de acoso los mecanismos que se ponen en marcha son generalmente los enfocados a castigar a quien ha cometido la agresión. Las expectativas de los padres del alumno agredido y el propio agredido esperan ansiadamente que “se haga justicia”, que haya una sanción. Es necesario escuchar a la persona que agrede y hacer un tratamiento con ella. La fórmula del castigo más allá de los posibles debates en torno a ella, cuanto menos no es suficiente.

Recordemos que estamos hablando de niños y adolescentes que aún se están desarrollando y necesitan de límites pero también necesitan sentirse alojados en el deseo del Otro, en un Otro que les dé un lugar. Sólo así podrá entenderse qué está pasando, y ver nuevas formas de canalizar aquello que le moviliza a la agresión. Es por esto que la persona que agrede debe tener un espacio para elaborar qué genera la agresión dentro de sí y qué le lleva a pasar al acto de la agresión misma.

3. Es fundamental trabajar con la persona que padece el acoso.

Es por lo dicho anteriormente que más allá de la regulación que se haga al respecto sobre este asunto, es necesario entender que hay que hacer un tratamiento del problema que acoja por un lado a la persona que agrede, para que éste pueda lograr ubicar su responsabilidad subjetiva en lo que hace y pueda de esta manera entender su posición inconsciente, y por otro lado a la persona agredida, para que pueda analizar su manera de afrontar la agresión de tal modo que pueda hacer algo distinto. Si se espera que todo tratamiento vaya dirigido al agresor y se deja a la persona agredida de lado, ésta no tendrá la oportunidad de transformar aquello que la paraliza, que la deja indefensa ante las agresiones de los otros. Es el caso de un mismo niño o niña que sufre acoso y al cambiarla de colegio se le vuelve a repetir la situación.

Muchas veces por la propia frustración familiar ante la situación, se refuerza la posición de “víctima” del niño, y éste al percibirlo se acomoda ahí. Esto le genera muchos problemas porque no sólo se vuelve a encontrar en situaciones similares una y otra vez sino que además no supera lo acontecido al instalarse inconscientemente en espera de una justicia que no llega. Desde esa posición siente que el mundo se vuelve demasiado hostil, insoportable, y se desvincula de la idea de que esa posición en la que está es en sí misma parte del problema.

4. La posición de las familias es fundamental para la resolución del problema.

En este sentido es fundamental que los familiares del niño agredido no aborden el problema fomentando la posición de víctima de éste, sino más bien interrogando su papel en la agresión. ¿Qué queremos decir con interrogar? Sencillamente mostrar interés por entender lo que le está sucediendo, por ejemplo, qué le paralizó cuando le agredieron, si tiene miedo de algo, cómo se siente con lo que está pasando, etc. No es un interrogatorio, es un interés verdadero porque el niño o la niña puedan entender qué les pasa ante estas situaciones. Hay niñas y niños que se defienden tan bien, que raramente podrían ser víctimas de acoso escolar. ¿Qué le pasa a cada niño que no sabe o no puede responder a una agresión? Esa es la pregunta y hay que responderla uno por uno, no hay una respuesta para todos.

En cuanto a los familiares del niño que agrede, es importante que traten de no defenderse de la idea de que su hijo o hija pueda haber realizado tal acto. A menudo a los padres y madres les cuesta aceptar la idea de que sus hijos e hijas actúen de modos que no esperan o que no muestran en casa. Tampoco ayuda en nada justificar el acto. Quizás lo más interesante de nuevo sea introducir la pregunta: si se siente bien, qué ha pasado, cómo se lleva con el otro niño, si hay algo que le preocupe o le tenga nervioso, etc. Igual que en el caso del niño agredido, hay que responder a la pregunta de ¿por qué llega un niño o niña a agredir habitualmente a otro? Y de la misma manera es una pregunta que ha de responderse caso por caso.

5. El tratamiento que se puede aplicar a los protagonistas de una situación de acoso escolar.

Cuando se tiene noticia de la agresión, ya sea del lado de quien la ejerce ya sea del lado de quien la padece, es necesario ofrecer un tratamiento que despeje lo que está sucediendo de fondo. En este sentido podemos pensar la agresión, el acoso, como un síntoma que nos habla de algo aún por esclarecer. Es importante como hemos dicho ya que la persona que agrede pueda interrogarse sobre ese empuje a hacer daño, y la que padece el acoso se interrogue sobre aquello que le hace colocarse en una posición pasiva, de indefensión, o de silencio incluso. Para ello en Sabere Clínica ofrecemos un espacio terapéutico con un equipo que tiene una amplia experiencia en tratamiento con adolescentes.

Si crees o sabes que tu hijo o hija puede estar padeciendo acoso escolar o agrediendo a compañeros, consúltanos y te orientaremos sobre el tratamiento a realizar. La primera sesión es gratuita y sin compromiso. Somos un equipo de psicólogos y psicoanalistas en Atocha.

Marta García de Lucio


Psicoanalista